* de Luis de Góngora
** de Niels Bohr
foto: Samuel Beckett contempla perro y gato, tomado de Entre Gulistán y Bostan

sábado, 31 de agosto de 2013

Mi alma es un vampiro grueso-Marosa Di Giorgio///Edvard Munch, Vampiro


                         Vampiro-Edvard Munch, 1894





Mi alma es un vampiro grueso, granate, aterciopelado.



Se alimenta de muchas especies y de sólo una. 



La busca en la noche, la encuentra, y se la bebe,



gota a gota, rubí por rubí.

Mi alma tiene miedo y tiene audacia.



Es una muñeca grande, 



con rizos, vestido celeste.

Un picaflor le trabaja el sexo.

Ella brama y llora.

Y el pájaro no se detiene.






:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::



de La flor de lis- Marosa Di Giorgio ( Salto, Uruguay, 1935-2004)

3 comentarios:

  1. Observo cierto paralelismo, y no sólo formal, entre la alegórica pintura de Munch y el "Saturno" de Goya. Sin embargo, la alegoría de Munch (inquietante jin y jan) alberga y refleja mejor esta poesía.
    El "vestido celeste" ¿es el universo?

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Creo que tienes razón Loam, y se me hace ahora evidente esa atmósfera de ambos cuadros, yo notaba que algo me resultaba familiar, pero no acertaba a saber lo que era, pero tu mirada lo pone de relieve, a mi entender muy acertadamente. Respecto a lo del vestido celeste, pudiera ser, pero creo que no me atrevería a "universarlizarlo", creo más bien que se refiere al color azul, al que en Sudamérica le dicen celeste. Tanto en el poema como en la pintura, se rescata el fuerte erotismo que conserva el mito del vampiro,la sangre como vehículo de vida y por tanto de sexo,podría vencer a la muerte,o al menos hacerla "pequeña muerte".
    Salud
    k

    ResponderEliminar