* de Luis de Góngora
** de Niels Bohr
foto: Samuel Beckett contempla perro y gato, tomado de Entre Gulistán y Bostan

sábado, 6 de julio de 2013

de Arden las pérdidas-Antonio Gamoneda


HAY una astilla de luz en la apariencia de la eternidad, hemos
lamido, casi amándolas, membranas invisibles, no hay más que
invierno en las ramas inmóviles y todos los signos están vacíos.

Estamos solos entre dos negaciones como huesos abandonados
a los perros que nunca llegarán.

Va a entrar el día en la habitación calcinada. Ha sido inútil la
sutura negra.

Queda un placer: ardemos

en palabras incomprensibles.


HE TIRADO al abismo el hueso de la misericordia; no es necesario
cuando el dolor es parte de la serenidad, pero la lucidez
trabaja en mí como un alcohol enloquecido.

Sé que las uñas crecen en la muerte. No

baja nadie al corazón. Nos despojamos de nosotros mismos al
expulsar la falsedad, nos desollamos y

no viene nadie. No

hay sombras ni agonía. Bien:

no haya más que luz. Así es

la última ebriedad: partes iguales

de vértigo y olvido.


PALOMAS. Atraviesan la inexistencia.

Hay huellas de pastor frente al abismo. Cóncavas.

Todo se explica en la imposibilidad.


Hay úlceras en la pureza, vamos
de lo visible a lo invisible.

En este error descansa nuestro corazón.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
de Arden las pérdidas, 1993-2003, Antonio GAMONEDA


2 comentarios:

  1. "Todo se explica en la imposibilidad."

    Ignoro si existe algo así como "una conciencia poética", un conocimiento "otro" (tan profundo como determinante) de la imposibilidad. Conocimiento que, sin embargo, parece extraer de ella, de la imposibilidad afirmada, el renovado y necesario ánimo para rebasarla.

    ¿Cómo dar forma, cómo expresar el hondo sentir que la voz del poema propicia desvelando generosamente la nuestra? Es, una vez más, mi imposibilidad, imposibilidad que, no obstante, venzo agradecido en silencio.

    Salud, y gracias.

    ResponderEliminar
  2. Creo que sí Loam, existe esa conciencia,que se va ofuscando por artificios como incluso es el lenguaje, por ello el poema intenta modificándolo,rescatar algo que como dices, rebase.
    Quizás es lo que sugiere todo poema y queda como algo que no puede decirse, pero que uno lo sabe dentro, "un no entender entendiendo toda ciencia trascendiendo".
    "¡Oh cristalina fuente,
    si en esos tus semblantes plateados
    formases de repente
    los ojos deseados
    que tengo en mis entrañas dibujados!"

    Es en estos y en muchos versos de Juan de Yepes, el hijo de los tejedores,como le llama Gamoneda,fagocitado como "santo" por los pseudópodos católicos de Roma, donde podemos encontrar todo ese ir y venir de lo visible a lo invisible, y "un no sé qué que quedan balbuciendo".

    Gracias a ti

    k



    ResponderEliminar